Área Colegiado

Departamento Técnico CIM.

No dejes que tus medicamentos lleven el volante

¿Eres consciente de los efectos que determinados medicamentos pueden tener sobre la conducción?

¿Eres consciente de los efectos negativos que ciertos medicamentos pueden tener sobre la conducción? Presta atención a este pictograma y consulta con tu farmacéutico

Existen diversos factores que influyen en el origen de los accidentes de tráfico: velocidad inadecuada, distracciones, consumo de alcohol y drogas…etc. Entre ellos, está creciendo el interés por la influencia del consumo de medicamentos.


Así lo recoge el Documento de Consenso sobre Medicamentos y Conducción en España: información a la población general y papel de los profesionales sanitarios, elaborado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y la Dirección General de Tráfico, junto con la Universidad de Valladolid. Documento que surgió, precisamente, de la necesidad de aunar esfuerzos para ofrecer a la población información adecuada sobre la influencia de los medicamentos en la conducción.


Por otra parte, la ESTRATEGIA NAVARRA DE SEGURIDAD VIAL 2013 – 2020 (ENSV) del Departamento de Presidencia, Justicia e Interior del Gobierno de Navarra, estableció la necesidad de “Difundir el significado que tiene el pictograma incluido en los envases de los medicamentos en relación a la afectación de la capacidad de conducción”.
Entendemos que la prevención de los accidentes relacionados con el consumo de medicamentos requiere de la implicación de todos los protagonistas: pacientes, médicos, farmacéuticos y también autoridades sanitarias y de tráfico.
En este contexto, conscientes del papel del farmacéutico como educador sanitario en materia de uso de medicamentos por los conductores y de su responsabilidad en la dispensación de los mismos, desde el COFNA se diseñó esta campaña, desarrollada en todas las oficinas de farmacia de Navarra y que consta del siguiente material informativo:

-Un póster

-Un díptico


La iniciativa, que cuenta con la colaboración de la DGT en Navarra y la dirección General de Interior, pretende sensibilizar y ofrecer información adecuada y contrastada sobre los efectos negativos que determinados medicamentos pueden tener sobre la conducción. Para ello se han elaborado los materiales adjuntos: cartel y los dípticos informativos, que estarán a disposición de la población general en todas las farmacias de Navarra.

Algunos datos
Según el último informe del Instituto Nacional de Toxicología, el 43,1% de los conductores fallecidos en accidentes de tráfico presentaron resultados positivos a alcohol, drogas de abuso y psicofármacos o sus combinaciones. De ellos, el 26,5% fueron positivos a psicofármacos.

¿Cómo afectan los medicamentos a la capacidad de conducción?
La mayoría de los conductores conocen el efecto del alcohol y las drogas sobre la conducción. Sin embargo, un alto porcentaje desconoce que ciertos medicamentos, incluso los que no necesitan receta médica, pueden ocasionar efectos que disminuyen la destreza necesaria para conducir un vehículo.

Los medicamentos pueden afectar la capacidad de conducción tanto por sus efectos terapéuticos, como por sus efectos secundarios. La somnolencia, los mareos, la falta de coordinación, los trastornos del equilibrio, la disminución de los reflejos y las alteraciones sensoriales como la visión borrosa o la pérdida auditiva, son los más importantes.

Los conductores deben prestarles atención, especialmente al comenzar un tratamiento nuevo o al cambiar las dosis que toman habitualmente. Algunos efectos aparecen de forma temprana, otros con el paso de los días, y a veces pueden verse potenciados por otros medicamentos que se toman al mismo tiempo. Por otra parte, la intensidad de los mismos puede variar entre los individuos, o depender de la dosis, o de la edad; incluso puede ser distinta para medicamentos del mismo tipo.

Es importante que, si una persona conduce habitualmente, lo comente con su médico o su farmacéutico. De esta manera podrán seleccionar el medicamento y/o las pautas de administración del mismo, que menos influyan sobre su capacidad para conducir.
No obstante, hay que tener en cuenta que la relación medicamentos-conducción no siempre es negativa. En numerosas ocasiones, los medicamentos pueden controlar la patología del paciente y mejorar su aptitud para conducir. Es necesario por tanto valorar la relación beneficio-riesgo en cada caso.

Aunque esta campaña se centra en los efectos de los medicamentos sobre la conducción, debemos ser conscientes de que estos efectos pueden afectarnos igualmente como peatones o ciclistas.

¿Qué medicamentos pueden alterar la capacidad la capacidad para conducir?
Entre los medicamentos que tienen mayor influencia sobre la capacidad de conducción encontramos benzodiacepinas, analgésicos opiáceos, antiepilépticos, ansiolíticos, algunos antidepresivos o antihistamínicos de primera generación.
Algunos de ellos producen efectos que pueden ser equivalentes a los producidos por un nivel de alcohol en sangre del 0.050 %.

¿Cómo podemos identificarlos?
Desde el año 2007 (RD 1345/2007) todos los medicamentos que afecten a la capacidad para conducir o manejar maquinaria peligrosa deben incorporar este pictograma en su envase, junto con la leyenda “Conducción: ver prospecto”.


El pictograma no prohíbe la conducción. Es una advertencia para leer atentamente el prospecto del medicamento, donde figura la información al respecto y, ante cualquier duda, consultar al farmacéutico.
Es muy importante conocerlo y confirmar si el medicamento que vamos a tomar lo incluye, para extremar las precauciones.
La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) es la encargada de revisar la información de los medicamentos comercializados en España, para decidir si deben o no incluir el pictograma de advertencia (listados actualizados periódicamente disponibles para consulta en la web de la AEMPS)
Aproximadamente el 25% de los medicamentos comercializados en España cuentan con el pictograma de advertencia.

RECOMENDACIONES GENERALES
Para minimizar estos efectos deberemos tener en cuenta las siguientes recomendaciones generales:

-Antes de conducir, infórmate sobre los efectos del medicamento; si te notas somnoliento, mareado, lento de reflejos, y/o detectas anomalías en la visión o el oído no dejes de tomarlo, y no conduzcas hasta consultar con tu farmacéutico.
-La intensidad de los efectos depende de las personas, de la dosis o de la edad. Incluso puede ser distinta para medicamentos del mismo tipo. Si conduces habitualmente, consulta con tu médico o tu farmacéutico para valorar alternativas y seleccionar el medicamento más seguro para ti.
-Presta mayor atención al comenzar el tratamiento, o al cambiar las dosis habituales. Nunca conduzcas después de consumir alcohol u otras drogas. Adapta tu forma de conducir a tu capacidad física y estado de salud. No conduzcas si:
• Tienes dificultad para concentrarte o permanecer alerta. Sientes extrañeza o te sobresaltas ante acontecimientos
• Te es difícil recordar cómo has alcanzado tu destino.
• Tienes problemas para mantener una trayectoria recta.
• Invades con frecuencia el lado contrario de la calzada, o tiendes a conducir por el centro de la carretera.
-Estas recomendaciones son especialmente importantes si tomas varios medicamentos, eres una persona mayor o eres un conductor profesional

Más información
  • Díptico 'No dejes que tus medicamentos lleven el volante' DESCARGAR
  • Póster 'No dejes que tus medicamentos lleven el volante' DESCARGAR